Noticias

“Se estremece mi corazón porque Dios sí cumple sus promesas”

Medellín, 23/02/15 (Familia Sodálite Noticias — Colombia). El pasado lunes 16 del presente mes, Mónica Ibáñez emitió sus compromisos de Plena Disponibilidad Apostólica a Perpetuidad en la Fraternidad Mariana de la Reconciliación.


La Eucaristía, presidida Eucaristía Mons. Edgar Aristizábal Quintero, Obispo Auxiliar de Medellín,  se llevó a cabo en la Parroquia Santa Teresita, en Laureles. Contó con la presencia de numerosos miembros de la Fraternidad Mariana de la Reconciliación, del Sodalicio de Vida Cristiana y de las Siervas del Plan de Dios, junto a diversos miembros de la Familia Sodálite de diferentes países quienes también participaron de las celebraciones por el 25 aniversario de la familia espiritual en Colombia.

Durante la homilía Mons. Edgar Aristizábal resaltó la importancia del anuncio del Evangelio como parte fundamental en la misión de la Iglesia e invitó a la nueva profesa, y a todos los presentes, a tener el anuncio siempre presente en sus vidas.

Asimismo, el Obispo Auxiliar de Medellín destacó la labor apostólica que los miembros de la Familia Sodálite en Colombia realizan y los alentó a perseverar en la misión siempre pidiendo la intercesión de la Santa María.

Luego de la Santa Misa los asistentes tuvieron la oportunidad de saludar y felicitar a Mónica Ibáñez por el gran paso que da en su vida vocacional. En ese momento Ibáñez compartió con los presentes su alegría por el compromiso a ser Fraterna destacando que  “me conmueve ver la grandeza del llamado que sobrepasa mi pequeñez. Se estremece mi corazón al ser testigo directo de que Dios sí cumple sus promesas. Y es verdad; da el ciento por uno, pero hay que dar ese uno, que hoy es mi vida, mi existencia”.

“¿Cómo le voy a pagar todo el bien que me ha hecho?” Reflexionó Ibáñez, quien espera ser fiel al Señor Jesús para responderle con “fidelidad que se sostiene en mi comunidad con la certeza de que mis hermanas siempre estarán ahí, pues este camino no carece de pruebas. Fidelidad que necesita un corazón desapegado y una conciencia de que soy peregrina y que mi destino final es el cielo”.

La Fraternidad Mariana de la Reconciliación es actualmente una Sociedad de Vida Apostólica, de derecho diocesano. Su Superiora General, Alejandra Keen Von Wuthenau, estuvo presente en la ceremonia para aceptar los compromisos a perpetuidad de Mónica Ibáñez, la nueva profesa.

fs-noticias