Mi vida en Xto

Oración del jueves: «Amarás al Señor, tu Dios y amar al prójimo como a ti mismo»

Año C – Tiempo Ordinario – Semana 09 – Jueves
2 de junio de 2016

Madre-Teresa

+ En el nombre del Padre y, del Hijo, y del Espíritu Santo: Amén. 

Oración Inicial

Jesús, te agradezco por tener este momento de oración. Tú sales siempre a mi encuentro y buscas acercarme a tu Corazón. Ayúdame a que durante esta oración te abra mi mente y mi corazón, para que tu Palabra me ayude a responder cada vez con más ardor y coherencia a tu amor.

Acto penitencial

Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día.

Señor Bueno, te pido perdón por mis pecados. Así como sé que no soy digno de un amor tan grande como el tuyo, sé también que tu misericordia es infinita. Por eso me acojo Señor a tu perdón y te pido arrepentido que me ayudes a no pecar más contra Ti.

Lectura BíblicaMc 12,28b-34

Un escriba que los oyó discutir, al ver que les había respondido bien, se acercó y le preguntó: “¿Cuál es el primero de los mandamientos?”. Jesús respondió: “El primero es: Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor; y tú amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, con todo tu espíritu y con todas tus fuerzas. El segundo es: Amarás a tu prójimo como a tí mismo. No hay otro mandamiento más grande que estos”. El escriba le dijo: “Muy bien, Maestro, tienes razón al decir que hay un solo Dios y no hay otro más que él, y que amarlo con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a sí mismo, vale más que todos los holocaustos y todos los sacrificios”. Jesús, al ver que había respondido tan acertadamente, le dijo: “Tú no estás lejos del Reino de Dios”. Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

Lectura Espiritual breve

Reflexione con este texto del Padre Juan José Paniagua:

Es de personas sabias y es muy inteligente y sensato preguntarse de vez en cuando qué es lo más importante, a qué le tengo que dar prioridad y qué cosas quizá son menos esenciales. Y es necesario porque vivimos un ritmo de vida intenso, que se empieza a llenar cada día con miles de cosas urgentes que hay que resolver de inmediato. Pero entre tantas urgencias nos olvidamos de lo realmente importante. “¿Cuál es el mandamiento más importante?”, le preguntan a Jesús el día de hoy.

Lo que Jesús va a decir es muy importante y hay que prestar mucha atención. Jesús empieza a diciendo: “Escucha Israel”… el mandamiento más importante empieza por la escucha. Y es que sabemos que el mandamiento principal es el del amor, pero para poder amar, hay que saber escuchar primero. Porque qué difícil es poder amar a Dios si no aprendemos a escucharlo. Si cuando nos acercamos a rezar sólo hablamos y hablamos. Está muy bien que nos acerquemos a Dios y le pidamos por todas nuestras necesidades y que lo hagamos con insistencia. Pero preguntémonos el día de hoy, ¿cuántas veces hemos acudido a la presencia de Dios para escucharlo? Qué difícil amar a quien no puedes escuchar… Por tanto para empezar, escuchemos a Dios.

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1. ¿Cómo evalúas tu amor a Dios? 

2. ¿A qué otras cosas que no son tan importantes, crees que le puedes estar dando mucho espacio en tu vida?

Acción de gracias y peticiones personales

Gracias, Señor, por este momento de encuentro contigo. Ayúdame a interiorizar el mandamiento del amor, y a poner todo de mi parte para poder vivirlo cada día. Quiero amarte, Dios mío, porque eres lo más importante en mi vida. Y quiero amar a mi prójimo como Tú me enseñas a hacerlo.  Amén

Si quieres, puedes hacer pedirle al Señor por tus intenciones.

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Termina esta oración rezándole a María:

Madre del Amor Misericordioso, bien sabes que tu Hijo, desde lo alto de la Cruz, señaló el camino de la piadosa filiación como aquel que deberíamos recorrer. Te imploro me obtengas la gracia de acercarme a tu Inmaculado Corazón, desde mi propio corazón, para aprender a amarte y a honrarte con el amor que el Señor Jesús te tiene. Cuida que este hijo tuyo ingrese así en el proceso de amorización y vea algún día cumplida la gran esperanza de verse conformado con el Salvador. Amén.

+ En el nombre del Padre y, del Hijo, y del Espíritu Santo: Amén.

Mi vida en Xto new 50