Oración Rosarios Semana Santa

SANTO ROSARIO

MONICIÓN INICIAL

El misterio del Sábado Santo nos conduce hacia el Señor Jesús muerto que yace en el sepulcro.  Hoy toda la Iglesia se encuentra en silencio por el dolor y la ausencia.  Pero, en medio de la tristeza aparece la esperanza por la que podemos ver el horizonte último: la Resurrección.

Al alzar la mirada reconocemos la presencia de Santa María, Madre de la Esperanza y nos acogemos a su invitación de acompañarla en esta espera guardando en el corazón las palabras de su Hijo.

Entra alguien y pone el cirio azul al pie de la Virgen.

T: Por la señal de la Santa Cruz…

Credo

1° MEDITACIÓN: LA «FE PRECIOSA » DE SANTA MARÍA

Alguien entra con un cirio encendido

Escuchemos la lectura 2Pe 1,1

…a los que por la justicia de Dios y Salvador Jesucristo les ha cabido en suerte una fe tan preciosa como la nuestra.

La virtud de la esperanza no tendría sentido sin el don tan precioso de la fe.

Esta fe que es confianza en Dios y en su palabra la vemos vivida de manera modélica en María, en Ella la fe constituye la base de su fidelidad al Señor.

La fe en la Madre es preciosa porque Ella ha aceptado la invitación de Dios acogiendo al Señor Jesús en su seno y entrando en la Escuela de la fe, en donde guiada por su Hijo, ira madurando y ganando una consistencia que le permitirán responder con generosidad al Plan de Dios a lo largo de toda su vida, incluso en los momentos más fuertes.

Cantamos: Virgen Fiel

Padre Nuestro…


2° MEDITACIÓN: LA ESPERANZA EN EL DOLOR

Alguien entra con un cirio prendido

Cuando muere el Señor, quienes lo siguen pasan por un momento intenso de prueba.  Pocos de ellos son conscientes de que detrás de la muerte de Jesucristo está la victoria y el triunfo.  Para los discípulos, la muerte de Cristo donde su fe y esperanza se ve probada.

Durante esto ocurre, María por su fe puede permanecer firme en el momento de mayor dolor.  Sin embargo, su dolor no es cancelado, no es anulado, éste se envuelve en una dimensión nueva, la dimensión de la esperanza que hace que su Amor permanezca vivo aún cuando todo parece muerto.

Padre Nuestro…


3° MEDITACIÓN: LA ORACIÓN, ESCUELA DE LA ESPERANZA

Alguien entra con un cirio prendido

Escuchemos la lectura del Santo Evangelio según San Mateo

Lectura del Evangelio según San Mateo Mt 20,18a-19

El Hijo del Hombre será entregado a los sumos sacerdotes y escribas; le condenarán a muerte y le entregarán a los gentiles, para burlarse de Él, azotarle y crucificarle, y al tercer día resucitará.

María ha visto el cumplimiento de las promesas de Dios a lo largo de toda su vida, es por esto que medita y espera con confianza el cumplimiento de las profecías: “y al tercer día resucitará”. 

La Madre espera, y nutre su esperanza de la oración.  Ella prevé confiadamente lo que va a suceder, y se pone en manos del Padre, esperando la resurrección de su Hijo el Señor Jesús, alentada por la fuerza del Espíritu que la ilumina especialmente en los momentos de oración.

Padre Nuestro…


4° MEDITACIÓN: VIVIR LA ESPERANZA DE MARÍA

Alguien entra con un cirio prendido

Vana sería nuestra esperanza si es que no estuviera fundamentada en el misterio más grande del Señor Jesús, en su Resurrección.  En este misterio Santa María fundamenta su existencia, porque en él reconoce que Dios Padre cumple todas sus promesas.  En Santa María no cabe duda ni desesperación porque en su corazón está presente siempre Jesús, en quien confía plenamente y a quien se ha ido conformando

“Sé en quién tengo puesta mi confianza y estoy convencido de que es poderoso para guardar mi depósito hasta aquel Día.” 2Tim 1,12

Así como María vive su esperanza estamos también nosotros invitados a participar de la confianza en las promesas de Dios, a poner a Jesús como el centro de nuestra vida y a esperar junto con Ella la Resurrección del Señor.

Cantamos: Madre nuestra 2ª y 3ª estrofa

Padre Nuestro…


5° MEDITACIÓN: DE LA ESPERANZA A LA CARIDAD

Madre he ahí a tu Hijo, Hijo, he ahí a tu Madre Jn 19,26

Alguien entra con un cirio prendido

La preciosa fe de María la conduce a confiar plenamente en el cumplimiento de las promesas de Dios.  Su esperanza fundada en ese encuentro profundo a través de la oración, con Dios Padre y su Hijo, Jesucristo, la conducen a vivir una fidelidad inquebrantable y la auténtica caridad.  Estos han sido los motivos de su conformación con Cristo, de su configuración plena con Él.  María aprende de Jesús a amar a sus hijos en la fe.

Padre Nuestro…


MONICIÓN FINAL

Alentados por Santa María y dispuestos a seguir acompañándola en su espera terminemos nuestro Rosario cantando LA SALVE.

Rezamos 1 Padre Nuestro y 3 Ave María por las intenciones del Santo Padre

+ En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo…