Mi vida en Xto

Oración del viernes: “Jesús recorría las ciudades y los pueblos, predicando y anunciando la Buena Noticia del Reino de Dios“

Año C – Tiempo Ordinario – Semana 24 – Viernes
16 de septiembre de 2016

jesus-bendice-apostoles

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Señor Jesús, te doy gracias por tener unos momentos para estar Contigo. Tú sabes cuanto anhelo ser tu amigo y poder vivir cada vez más cerca Tuyo. Ayúdame a escucharte en el Evangelio y a que este momento de oración dé muchos frutos en mi vida

Acto penitencial

(Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día).

Señor, te pido perdón por haber faltado contra Ti, ya sea por mis omisiones, por mis faltas o pecados. Estoy arrepentido de todo corazón y te prometo esforzarme por no volver a cometerlos nuevamente.
Gracias por tu perdón y por tu inmensa misericordia. Yo sé que no lo merezco, pero Tú aún así quieres salvarme. Gracias Señor por amarme tanto.

Lectura Bíblica según el Evangelio del día

“Jesús recorría las ciudades y los pueblos, predicando y anunciando la Buena Noticia del Reino de Dios”. (San Lucas 8,1-3)

Después, Jesús recorría las ciudades y los pueblos, predicando y anunciando la Buena Noticia del Reino de Dios. Lo acompañaban los Doce
y también algunas mujeres que habían sido curadas de malos espíritus y enfermedades: María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios;
Juana, esposa de Cusa, intendente de Herodes, Susana y muchas otras, que los ayudaban con sus bienes.

Lectura espiritual breve

El Padre Alberto Hadad nos comparte la siguiente reflexión:

El pasaje que nos presenta el Evangelio de hoy resulta muy hermoso y conmovedor por la cercanía de Jesús con su comunidad más íntima. El evangelista Lucas logra transmitir de manera muy clara cómo el Señor andaba rodeado de los Doce apóstoles y de algunas mujeres que los acompañaban. Se menciona el nombre propio de tres de ellas con lo cual queda de manifiesto la dignidad de estas compañeras del Señor. Esta mención, y la descripción de la forma como Jesús se relacionaba con las mujeres muestra cómo Él valoraba su dignidad y encontraba para ellas un lugar dentro de la comunidad más cercana de seguidores.

Ellas brillan por su fidelidad y generosidad para servir al Señor y a sus discípulos. Además se muestra que se trata de mujeres que han recibido misericordia, como es el caso de María Magdalena, quien al ser perdonada decide seguir a Jesús hasta su muerte en la Cruz. Es esta misma mujer quien va al encuentro del Señor en el sepulcro y es sorprendida por el encuentro con el Resucitado.

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1.- A la luz del Evangelio ¿Crees que Jesús valoraba a las mujeres y les daba un lugar adecuado dentro de su comunidad?

2.- ¿Qué valores muestran las mujeres que seguían a Jesús y cuál de ellos podrías vivirlos más intensamente?

3.- ¿Eres generoso para seguir al Señor y para comprometerte con Él entregando tanto tus bienes materiales como espirituales?

Acción de gracias y peticiones personales

Gracias Jesús por esta oración. Gracias por estar conmigo y por ser mi amigo. Ayúdame Señor a ser un discípulo tuyo coherente. No permitas que deje al temor o la quietud entrar en mi corazón, sino que con el auxilio de tu gracia pueda anunciarte con alegría y determinación a todos cuantos me rodean.  Amén.

(Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones).

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pidamos la intercesión de nuestra Madre rezando:

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra.

Dios te salve.

A Tí clamamos los desterrados hijos de Eva,
a Tí suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora Abogada Nuestra,
vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos,
y después de este destierro, muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.

Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,
para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Amén

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Mi vida en Xto new 50