Mi vida en Xto

Oración del lunes: “No soy digno de que entres en mi casa”

Año C – Tiempo Ordinario – Semana 24 – Lunes
12 de septiembre de 2016

jesus_y_el_centurion_el_verones

+  En el nombre del Padre y, del Hijo, y del Espíritu Santo: Amén.

Oración inicial

Señor, reconozco tu amor por mí. Sé que me cuidas y acompañas siempre, y por eso quiero pedirte al comenzar esta oración, que me ayudes a abrir mi mente y corazón a la escucha de tu Palabra, para que así pueda día a día seguir creciendo en la fe y en el amor a Ti y a mis hermanos.

Acto penitencial

(Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día).

Señor, con inmensa confianza me pongo ante Ti, reconociéndome necesitado de tu perdón, de tu misericordia. Renuévame Señor las fuerzas en mi combate contra mi pecado, y lléname de amor y de esperanza en mi camino hacia la santidad. Cuando miro, Señor, mi fragilidad y mi pecado, qué fácil puedo caer en el desaliento. Pero me sostiene la firme esperanza de que tu amor y tu misericordia son siempre más grandes que mi pecado. Eres un Padre amoroso, que me espera con los brazos abiertos para perdonarme. A Ti, Señor, me entrego y en Ti confío.

Lectura Bíblica según el Evangelio del día

“No soy digno de que entres en mi casa” (San Lucas 7,1-10).

Cuando Jesús terminó de decir todas estas cosas al pueblo, entró en Cafarnaún. 
Había allí un centurión que tenía un sirviente enfermo, a punto de morir, al que estimaba mucho. 
Como había oído hablar de Jesús, envió a unos ancianos judíos para rogarle que viniera a curar a su servidor. 
Cuando estuvieron cerca de Jesús, le suplicaron con insistencia, diciéndole: “El merece que le hagas este favor, 
porque ama a nuestra nación y nos ha construido la sinagoga”. 
Jesús fue con ellos, y cuando ya estaba cerca de la casa, el centurión le mandó decir por unos amigos: “Señor, no te molestes, porque no soy digno de que entres en mi casa; 
por eso no me consideré digno de ir a verte personalmente. Basta que digas una palabra y mi sirviente se sanará. 
Porque yo -que no soy más que un oficial subalterno, pero tengo soldados a mis órdenes- cuando digo a uno: ‘Ve’, él va; y a otro: ‘Ven’, él viene; y cuando digo a mi sirviente: ‘¡Tienes que hacer esto!’, él lo hace”. 
Al oír estas palabras, Jesús se admiró de él y, volviéndose a la multitud que lo seguía, dijo: “Yo les aseguro que ni siquiera en Israel he encontrado tanta fe”. 
Cuando los enviados regresaron a la casa, encontraron al sirviente completamente sano.

Lectura espiritual breve

Profundicemos en la Palabra de Jesús ayudados por esta meditación:

La actitud del centurión nos enseña una gran lección. Si bien él no pertenecía al pueblo de Israel, demostró que la fe comienza no por seguir una tradición o por pertenecer a un pueblo, sino por reconocer que Jesucristo es verdaderamente el Señor. En nuestra vida muchas veces nos acomodamos a seguir muchas tradiciones, formas o costumbres —cosa que por cierto no tiene nada de malo— pero olvidamos decirle diariamente a Jesucristo: “Tú eres el Señor”. Reconocer diariamente quién es Jesús para nosotros nos ayuda a centrar nuestra vida en lo esencial. Pues sabemos que nosotros no somos dioses y por lo mismo no lo sabemos todo ni tampoco lo podemos todo. Poner nuestra vida en sus manos no es un acto de debilidad. Por el contrario, es descubrir en Él la única fortaleza que nos permitirá vivir plenamente el amor.

P. Sebastián Correa

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1-. ¿Quién es Jesús para mí?

2-. ¿Pongo mi vida en sus manos?

3-. ¿Qué puedo hacer para que Jesús sea el centro de mi vida diaria?

Acción de gracias y peticiones personales

Señor Jesús, quiero agradecerte muchísimo por el don de la fe que me has dado. Sé que a pesar de que muchas veces me alejo de tu casa, Tú siempre sales a mi encuentro mostrándome tu amor, y me invitas a responder al don de la fe con una vida santa. Te pido de corazón que me ayudes a crecer en fe en Ti; que mi fe sea fuerte, sea profunda y que se manifieste en mi obrar cotidiano.  Amén.

(Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones).

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Termina esta oración rezándole a María:

¡Oh Señora mía, oh Madre mía!,
yo me entrego del todo a Ti,
y en prueba de mi filial afecto,
te consagro en este día
mis ojos, mis oídos, mi lengua y mi corazón,
en una palabra, todo mi ser,
ya que soy todo tuyo,
¡oh Madre de bondad!,
guárdame y protégemecomo hijo tuyo. Amén.

+  En el nombre del Padre y, del Hijo, y del Espíritu Santo: Amén.

Mi vida en Xto new 50