Mi vida en Xto

Oración del lunes: «Creyó en la palabra que Jesús le había dicho y se puso en camino»

Año C – Cuaresma – Semana 04 – Lunes
7 de marzo de 2016

Jesus Sends Out the Disciples Matthew 10:1-10

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Gracias, Señor, por todos los dones que me concedes. Te pido que me ayudes a permanecer en tu presencia en estos momentos de oración y que envíes tu Espíritu para que sea Él quien suscite en mi mente y corazón lo que me quieras decir y yo sepa acogerlo con docilidad y confianza.

Acto penitencial

Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día.

Reconozco, Señor, que muchas veces me alejo de Ti y de tu amor. Confío en que tu amor y tu misericordia son siempre más grandes que mi pecado. Te pido que me fortalezcas para amarte cada vez más y seguirte por el camino de la vida.

Lectura Bíblica: Jn 4,43-54

Transcurridos los dos días, Jesús partió hacia Galilea. El mismo había declarado que un profeta no goza de prestigio en su propio pueblo. Pero cuando llegó, los galileos lo recibieron bien, porque habían visto todo lo que había hecho en Jerusalén durante la Pascua; ellos también, en efecto, habían ido a la fiesta. Y fue otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había allí un funcionario real, que tenía su hijo enfermo en Cafarnaún. Cuando supo que Jesús había llegado de Judea y se encontraba en Galilea, fue a verlo y le suplicó que bajara a curar a su hijo moribundo. Jesús le dijo:
«Si no ven signos y prodigios, ustedes no creen». El funcionario le respondió:
«Señor, baja antes que mi hijo se muera». «Vuelve a tu casa, tu hijo vive», le dijo Jesús. El hombre creyó en la palabra que Jesús le había dicho y se puso en camino. Mientras descendía, le salieron al encuentro sus servidores y le anunciaron que su hijo vivía. Él les preguntó a qué hora se había sentido mejor. «Ayer, a la una de la tarde, se le fue la fiebre», le respondieron. El padre recordó que era la misma hora en que Jesús le había dicho:
«Tu hijo vive». Y entonces creyó él y toda su familia. Este fue el segundo signo que hizo Jesús cuando volvió de Judea a Galilea.

Lectura espiritual breve

Lee esta breve reflexión del Padre Sebastián Correa:

Cuando nos vemos en una necesidad profunda, como es el caso del funcionario del Evangelio, buscamos ayuda dejando atrás prejuicios que tal vez en otras ocasiones sostendríamos de manera firme. Jesús conoce la desesperación de este pobre hombre por su hijo enfermo, pero también sabe que no hay mayor miseria que vivir alejado de la presencia de Dios. Por eso le concede este milagro, no sólo para reponer la salud al hijo enfermo, sino para suscitar la fe de este hombre y de toda su familia. Ese es el mayor milagro y esa es la verdadera curación. En tiempo de Cuaresma es importante que nos preguntemos cómo está nuestra fe. Problemas y situaciones difíciles en la vida siempre tendremos, pero sólo si nos mantenemos firmes junto a Aquel que es “Camino, Verdad y Vida” es que podremos seguir adelante y avanzar en el camino hacia la felicidad que tanto anhelamos.

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1.- ¿Cómo está mi fe en Jesucristo?
2.- ¿Necesito de milagros para creer en el Señor?
3.- ¿Qué puedo hacer en esta Cuaresma para aumentar mi fe en el Señor?

Acción de gracias y peticiones personales

Gracias, Señor, por esta oración. Te ruego como lo hicieron los apóstoles: creo, Señor, pero aumenta mi fe. Ayúdame a saber poner siempre toda mi confianza en Ti y a ser dócil a tu palabra. Amén.

Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones.

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pidámosle a María que nos acompañe siempre:

Santa María, ayúdame a esforzarme según el máximo de mi capacidad y el máximo de mis posibilidades para así responder al Plan de Dios en todas las circunstancias concretas de mi vida. Amén.

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

News VaLee las lecturas de la Misa del día dies-dominis