Misa en Santa Marta Papa Francisco

Homilía del lunes: El testimonio de los mártires nos ayuda a no caer en la tentación de transformar la fe en poder

(RV).- El testimonio de los mártires nos ayuda a no caer en la tentación de transformar la fe en poder.  Lo afirmó el Papa Francisco en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta.

Tantos siguen a Jesús por interés y por el poder

Al comentar el Evangelio del día, en que la muchedumbre busca a Jesús después de la multiplicación de los panes y de los pescados, no “por el estupor religioso que te lleva a adorar a Dios”, sino “por interés material”, el Papa observó que en la fe existe el riesgo de no comprender la verdadera misión del Señor, lo que sucede cuando se aprovecha de Jesús, resbalando “hacia el poder”:

“Esta actitud se repite en los Evangelios.  Tantos que siguen a Jesús por interés.  También entre sus apóstoles: los hijos de Zebedeo que querían ser, uno primer ministro, y el otro ministro de economía, tener el poder.  Aquella unción de llevar a los pobres el feliz anuncio, la liberación a los prisioneros, la vista a los ciegos, la libertad a los oprimidos y anunciar un año de gracia, se vuelve oscura, se pierde y se transforma en algo de poder”.

De la tentación del poder a la hipocresía

Francisco subrayó que “siempre existió esta tentación de pasar” del estupor religioso “que Jesús nos da en el encuentro con nosotros, a “aprovecharse de esto”:

“También ésta fue la propuesta del diablo a Jesús en las tentaciones.  Una, precisamente, sobre el pan.  La otra sobre el espectáculo: ‘Pero hagamos un hermoso espectáculo así toda la gente creerá en ti’.  Y la tercera, la apostasía: es decir, la adoración de los ídolos.  Y ésta es una tentación cotidiana de los cristianos, nuestra, de todos nosotros que somos la Iglesia: la tentación, no del poder, de la potencia del Espíritu, sino la tentación del poder mundano.  Así se cae en esa tibieza religiosa a la que te lleva la mundanidad, esa tibieza que termina, cuando crece, crece, crece, esa actitud que Jesús llama hipocresía”.

Dios nos despierta con el testimonio de los santos y de los mártires

De este modo —afirmó el Papa— “uno se convierte en cristiano de nombre, de actitud externa, pero el corazón está en el interés”, como dice Jesús: “En verdad, en verdad yo les digo: ustedes me buscan, no porque han visto algunos signos, sino porque han comido aquellos panes y se han saciado”.  Es la tentación de “deslizarse hacia la mundanidad, hacia los poderes” y así “se debilita la fe, la misión, se debilita la Iglesia”:

“El Señor nos despierta con el testimonio de los santos, con el testimonio de los mártires, que cada día nos anuncian que ir por el camino de Jesús es el de su misión: anunciare el año de gracia.  La gente entiende el reproche de Jesús y le dice: ‘Pero ¿qué debemos hacer para realizar las obras de Dios?’.  Jesús les responde: ‘Ésta es la obra de Dios: que crean en Aquel que Él ha enviado, es decir, la fe en Él, sólo en Él, la confianza en Él y no en las demás cosas que, al final, nos llevarán lejos de Él.  Ésta es la obra de Dios: que crean en Aquel que Él ha enviado, en Él”.

El Santo Padre concluyó su homilía con una oración al Señor, en que pidió que “nos dé esta gracia del estupor del encuentro y que también nos ayude a no caer en el espíritu de la mundanidad, es decir, aquel espíritu que detrás o debajo de un barniz de cristianismo, nos llevará a vivir como paganos”.

(María Fernanda Bernasconi – RV).

News Va