Noticias

“Somos familia, somos comunidad, somos misión”

Arequipa, 19/01/15 (Familia Sodálite Noticias – Perú). Con gran expectativa y ánimos de iniciar los distintos trabajos de la IV Asamblea Plenaria los participantes de la misma se reunieron en el auditorio de la Universidad Católica San Pablo para atender la ponencia inaugural “Familia Espiritual y Carisma” a cargo de Alessando Moroni, Superior General del Sodalicio de Vida Cristiana.

Platica-Sandro-Moroni-VI-AP-MVC

En esta ponencia Moroni describió distintos aspectos de la Familia Sodálite primeramente como una semilla en sus inicios “que ya no lo es más. Hoy es un árbol, y ese árbol ha ido creciendo”. Con ello destacó que “todas estas fundaciones y sus obras de apostolado, que convocan a miles de personas en el mundo entero, hacen parte de este gran árbol sembrado en el campo de la Iglesia, que es nuestra familia espiritual, la Familia Sodálite “.

Más adelante, hablando acerca de la Familia Sodálite, Moroni destacó que “todos los que aquí estamos, tenemos un vínculo espiritual, un vínculo real; que nos configura interiormente y genera lazos de parentesco espiritual, que son reales, fuertes, profundos y permanentes. Por eso somos familia y eso nos da una identidad significativa para la misión que Dios nos encomienda”.

“En nuestra espiritualidad está la clave de nuestra unidad”, continuó el Superior General, detallando el alcance y amplitud del carisma explicó que ésta “se consolida en la unidad, y nuestra unidad está en nuestra espiritualidad y carisma que hemos recibido como don de Dios. Por eso, esa unidad será más fuerte cuanto mayor sea la profundización e interiorización de nuestro carisma y espiritualidad”.

Ahondando en el Año de la Vida Consagrada, que el Papa Francisco inauguró hace unos meses, en el próximo Encuentro Mundial de las Familias y el Sínodo sobre la familia a realizarse en octubre.

Alessandro Moroni resaltó que la Familia Sodálite “está formada tanto por sacerdotes, consagrados y consagradas, como por personas llamadas a la santidad a través del matrimonio y la vida familiar. Sabemos que el vínculo es diverso, tanto a título personal o colectivo, y las maneras de servir o trabajar son también muy amplias. Esa es una de nuestras riquezas, que cada día tenemos que entender y valorar más”. Explicó que en un mundo que comprende mal la libertad, el testimonio de la fidelidad matrimonial y la vida consagrada deben comprenderse como caminos para toda la vida.

Finalmente, Moroni tomó el ejemplo de la Virgen de Guadalupe resaltando que Ella “tiene mucho que decirnos. Ella nos quiere hablar claro y fuerte a esta familia, a este Movimiento que ha nacido en América, la Guadalupana es la expresión clara y perfecta por donde Dios nos pide caminar”. Asimismo, destacó el ejemplo de San Juan Diego como “un modelo paradigmático para nosotros. Él, obediente, lleva el pedido de María por más que le expresa a la Madre que es un pobre indio y que no le iban a creer. Juan Diego se sabe insuficiente, sabe que el pedido lo sobrepasa, pero también sabe que si avanza confiado en aquella que es la Madre de Dios podrá hacer lo que ella pide”.

La ponencia concluyó con una ronda de preguntas y respuestas donde numerosos asambleístas compartieron sus reflexiones, intercambiaron opiniones en un clima de entusiasmo por el apostolado y la misión.