Mi vida en Xto Pascua

Oración del lunes: «Ustedes también darán testimonio de Mí»

image_big

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Te doy gracias Señor por salir a mi encuentro y ayudarme a estar en tu presencia todos los días. Ayúdame a perseverar en la oración para que, configurándome con tu amor, pueda irradiar al mundo entero la alegría de tu Resurrección.

Acto penitencial

Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día.

Señor Dios Todopoderoso, Tú conoces mi interior. Sabes cuánto te amo y sabes también cuánto te he fallado. Por eso ahora te pido perdón por todas mis faltas, pecados y omisiones. Me arrepiento de haberte crucificado una vez más con mis pecados. Ayúdame a luchar contra el pecado y así serte fiel por toda la vida.

Lectura Bíblica: Jn 15,26-16,4

Cuando venga el Protector que les enviaré desde el Padre, por ser él el Espíritu de verdad que procede del Padre, dará testimonio de mí.  Y ustedes también darán testimonio de mí, pues han estado conmigo desde el principio.  Les hablo de todo esto para que no se vayan a tambalear.  Serán expulsados de las comunidades judías; más aún, se acerca el tiempo en que cualquiera que los mate pensará que está sirviendo a Dios.  Y actuarán así porque no conocen ni al Padre ni a mí.  Se lo advierto de antemano para que, cuando llegue la hora, recuerden que se lo había dicho.  No les hablé de esto al principio porque estaba con ustedes.

Lectura espiritual breve

Lee este texto del Papa Francisco:

El camino de la Iglesia, también nuestro camino cristiano personal, no es siempre fácil, encontramos dificultades, tribulaciones. Seguir al Señor, dejar que su Espíritu transforme nuestras zonas de sombra, nuestros comportamientos que no son según Dios, y lave nuestros pecados, es un camino que encuentra muchos obstáculos, fuera de nosotros, en el mundo en el que vivimos que frecuentemente no nos comprende, y también dentro de nosotros, en nuestro corazón. Pero las dificultades, las tribulaciones, forman parte del camino para llegar a la gloria de Dios, como para Jesús, que ha sido glorificado en la Cruz; las encontraremos siempre en la vida. No nos desanimemos: tenemos la fuerza del Espíritu para vencer nuestras tribulaciones.

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1.- ¿Qué me dice el evangelio que he leído?
2.- ¿Cómo ilumina mi vida?
3.- ¿Qué tengo que cambiar para ser más como Jesús?
4.- ¿Qué me falta para ser más como Él?

Acción de gracias y peticiones personales

Muchas gracias Señor por este momento de oración. Gracias por estar siempre a mi lado ayudándome a conocerte un poco más. Te pido que me ayudes a seguir la guía de tu Santo Espíritu para que no ceda ante el temor. Dame Señor la fuerza para mantenerme siempre firme en mi fe, y para dejar que tu gracia me transforme interiormente. Amén.

Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones.

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pidámosle a María que nos acompañe siempre:

Santa María, Madre del Señor Jesús y nuestra, obtennos la presencia vivificante del Espíritu, y la gracia de andar siempre por los caminos de Dios. Amén.

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.