Mi vida en Xto

Oración del jueves: «De ahora en adelante serás pescador de hombres»

Ciclo C – Tiempo Ordinario – Semana 22 – Jueves
05 de septiembre de 2019

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Señor Jesús, te pido que me ilumines con la luz de tu Espíritu Santo. Que este momento, sea de silencio y recogimiento interior para poder estar atento a tus palabras, acogerlas en mi corazón y ponerlas por obra, a ejemplo de Santa María.

Acto penitencial

(Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día).

Perdóname Señor por todos los momentos en que me alejo de Ti optando por las migajas que me ofrece este mundo pasajero. Confío y espero en Ti porque sé que eres un Dios de amor y de misericordia.

Lectura Bíblica

«No temas, de ahora en adelante serás pescador de hombres» Lc 5,1-11

En una oportunidad, la multitud se amontonaba alrededor de Jesús para escuchar la Palabra de Dios, y Él estaba de pie a la orilla del lago de Genesaret. Desde allí vio dos barcas junto a la orilla del lago; los pescadores habían bajado y estaban limpiando las redes. Jesús subió a una de las barcas, que era de Simón, y le pidió que se apartara un poco de la orilla; después se sentó, y enseñaba a la multitud desde la barca. Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: «Navega mar adentro, y echen las redes». Simón le respondió: «Maestro, hemos trabajado la noche entera y no hemos sacado nada, pero si tú lo dices, echaré las redes». Así lo hicieron, y sacaron tal cantidad de peces, que las redes estaban a punto de romperse. Entonces hicieron señas a los compañeros de la otra barca para que fueran a ayudarlos. Ellos acudieron, y llenaron tanto las dos barcas, que casi se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se echó a los pies de Jesús y le dijo: «Aléjate de mí, Señor, porque soy un pecador». El temor se había apoderado de él y de los que lo acompañaban, por la cantidad de peces que habían recogido; y lo mismo les pasaba a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo, compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: «No temas, de ahora en adelante serás pescador de hombres». Ellos atracaron las barcas a la orilla y, abandonándolo todo, lo siguieron.

Lectura espiritual breve

Acojamos esta invitación del Papa Francisco:

No es bueno detenerse en el «no hemos sacado nada», sino ir más allá, ir al “rema mar adentro, y echa las redes” de nuevo, ¡sin cansarnos! Jesús lo repite a cada uno de ustedes. ¡Y es Él que dará la fuerza! Está la amenaza del lamento, de la resignación. ¡Esto lo dejamos a los que siguen la “diosa lamento”! ¿Ustedes siguen la “diosa lamento”? ¿Se lamentan continuamente, como en una vigilia fúnebre?… La “diosa lamento” es un engaño, te hace tomar el camino equivocado. Cuando todo parece fijo y estancado, cuando los problemas personales nos inquietan, los malestares sociales no encuentran las debidas respuestas, no es bueno darnos por vencidos. El camino es Jesús: ¡hacerlo subir en nuestra ‘barca’ y remar mar adentro con Él! ¡Él es el Señor! Él cambia la perspectiva de la vida. La fe en Jesús conduce a una esperanza que va más allá, a una certeza fundada no sólo en nuestras cualidades y habilidades, sino sobre la Palabra de Dios, en la invitación que viene de Él. Sin hacer demasiados cálculos humanos y sin preocuparse de verificar si la realidad que los rodea coincide con sus seguridades. Remar mar adentro, salir de nosotros mismos, de nuestro pequeño mundo y abrirnos a Dios, para abrirnos cada vez más también a los hermanos. ¡Abrirnos a Dios nos abre a los otros! Hacer algún paso más allá de nosotros mismos, pequeños pasos, saliendo de ustedes mismos, hacia Dios y hacia los otros. Abriendo el corazón a la fraternidad, a la amistad, a la solidaridad… Ustedes están llamados a convertirse en “pescadores de hombres”. No duden de emplear su vida para testimoniar con alegría el Evangelio, especialmente a sus coetáneos.

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1.- ¿Qué me dice el Evangelio que he leído?

2.- ¿Cómo ilumina mi vida?

3.- ¿Qué tengo que cambiar para ser más como Jesús?

4.- ¿Qué me falta para ser más como Él?

Acción de gracias y peticiones personales

Gracias Señor por todas las veces en que levantas mi mirada, aunque siga viendo las mismas redes vacías. En tu palabra Señor, echaré mis redes, allí donde me pides hacerlo. Dame la gracia y la fe que necesito para arriesgarme, entregándome totalmente a lo que me pides y de esta manera, ayudando a muchos hermanos y hermanas a que te encuentren.

(Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones).

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pidámosle a María que nos acompañe siempre:

Madre del Redentor, Virgen fecunda
puerta del Cielo
siempre abierta,
estrella del mar
ven a librar al pueblo que tropieza
y se quiere levantar.

Ante la admiración
de cielo y tierra,
engendraste a tu Santo Creador,
y permanecés siempre Virgen,
recibe el saludo del ángel Gabriel
y ten piedad de nosotros pecadores.

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.