Mi vida en Xto Pascua

Oración del jueves: “El servidor no es más grande que su señor”

Año C – Pascua – Semana 04 – Jueves
21 de abril de 2016

Lavatorio de los pies

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Señor mío, puesto en tu presencia quiero disponer mi corazón para este momento de oración. Envía tu Espíritu Santo para me ilumine y abra mi mente y corazón a todo lo que Tú me quieras decir hoy. Gracias, Señor, por alimentarme con tu Palabra.

Acto penitencial

Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día.

¿Cuántas veces, Señor, te doy la espalda y me alejo de Ti? Perdóname. Aquí estoy, dolido de corazón, pero profundamente esperanzado en tu inmenso amor y misericordia. Dame la fuerza para seguir el camino de la vida con los ojos siempre fijos en Ti que eres todo amor y perdón.

Lectura Bíblica según el Evangelio del día

“El servidor no es más grande que su señor” (San Juan 13,16-20)

Después de haber lavado los pies a los discípulos, Jesús les dijo:
“Les aseguro que el servidor no es más grande que su señor, ni el enviado más grande que el que lo envía.
Ustedes serán felices si, sabiendo estas cosas, las practican.
No lo digo por todos ustedes; yo conozco a los que he elegido. Pero es necesario que se cumpla la Escritura que dice: El que comparte mi pan se volvió contra mí.
Les digo esto desde ahora, antes que suceda, para que cuando suceda, crean que Yo Soy.
Les aseguro que el que reciba al que yo envíe, me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me envió”.

Lectura espiritual breve

Lee estas breves palabras del Padre Juan José Paniagua que te ayudará a profundizar el sentido del Evangelio:

En el momento de la Última Cena, Jesús realiza este gesto maravilloso. Siendo el Maestro, Dios y el Señor, toma el papel del siervo y le lava los pies a sus apóstoles. Con este gesto el Señor quiere mostrarnos de manera concreta su amor, quiere enseñarnos que Él no ha venido a ser servido, sino a servir, que el servicio humilde hace al discípulo semejante al maestro. Es por eso que Jesús les dirá: Les he lavado los pies, para que ustedes hagan lo mismo los unos con los otros. Jesús ha querido darnos ejemplo de caridad, de amor, de entrega a los demás, para que nosotros también vivamos así, para que sigamos sus pasos. Ese es el verdadero sacrificio. No es simplemente privarse de cosas, o aguantar dolores, sino sobre todo entregarse a los demás. Ese es el sentido del sacrificio de la Eucaristía, también el sacrificio de la Cruz. Eso es lo que Jesús quiso significar al lavarle los pies a sus apóstoles: que ha venido a entregarse por nosotros y quiere que también nosotros hagamos lo mismo con el prójimo.

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1.- ¿Soy una persona que vive el servicio con los demás? ¿Salgo al encuentro de los que me necesitan? ¿O percibo que estoy más centrado en mí y mis cosas?

2.- ¿Quién necesita de mi ayuda y puedo servir y ayudar esta semana?

Acción de gracias y peticiones personales

¡Qué grande eres, Señor! ¡Cuánto me amas! Gracias por tu bondad y por mostrarme el camino. Ayúdame a ser un servidor de tu reino. Fortalece mi debilidad, anima mi combate y ayúdame a confiar siempre en tu inmensa generosidad, para que así pueda servir humildemente a mis hermanos.  Amén

Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones.

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pidámosle a María que nos acompañe siempre:

Hay tanto que hacer
y cada quien
tiene su propia tarea
en la gesta
de nuestro tiempo.
Madre Santísima,
intercede para que
yo reciba la fuerza
y el aliciente
para cooperar con la gran tarea
de cambiar este mundo nuestro
poniendo mi grano de arena,
que bien podría
hacer la diferencia. Amén.

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Mi vida en Xto new 50Lee la homilía del Papa Francisco Papa Francisco

Lee las lecturas de la Misa del día Evangelio Dominical 50x50px