Mi vida en Xto

Oración del jueves: «Porque el Reino de Dios está entre ustedes»

Ciclo C – Tiempo Ordinario – Semana 32 – Jueves
10 de noviembre de 2016

jesus-y-fariseos-2

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Señor, te pido que estés presente en este momento de oración. Que la gracia de tu Espíritu Santo me acompañe a lo largo de este momento de meditación y encuentro contigo.

Acto penitencial

(Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día).

Reconozco Señor mis muchos pecados. Sabes bien de mi fragilidad pero también del amor que te tengo. Ayúdame a confiar en tu amor y en tu infinita misericordia que mira lo más hondo de mí mismo. Prometo esforzarme por no volver a pecar y ser un hijo fiel en todos los momentos.

Lectura Bíblica: Lc 17,20-25

Los fariseos le preguntaron cuándo llegará el Reino de Dios. Él les respondió: «El Reino de Dios no viene ostensiblemente, y no se podrá decir: “Está aquí” o “Está allí”. Porque el Reino de Dios está entre ustedes». Jesús dijo después a sus discípulos: «Vendrá el tiempo en que ustedes desearán ver uno solo de los días del Hijo del hombre y no lo verán. Les dirán: “Está aquí” o “Está allí”, pero no corran a buscarlo. Como el relámpago brilla de un extremo al otro del cielo, así será el Hijo del hombre cuando llegue su Día. Pero antes tendrá que sufrir mucho y será rechazado por esta generación».

Lectura espiritual breve

Nos dice el Padre Juan José Paniagua:

Estamos terminando el año litúrgico y las lecturas de estos últimos días nos hablan del fin de los tiempos, es decir, de la llegada definitiva del Reino de Dios. Jesús va a dar una respuesta muy interesante cuando le preguntan: “¿cuándo llegará el Reino de Dios?”. La respuesta probablemente no se la esperaban: “el Reino de Dios está entre ustedes”. Es decir, ya está presente, en este momento. Es que el Reino de Dios es Cristo mismo. Con su venida ya inauguró el Reino de los Cielos aquí en la tierra. El Reino ya ha comenzado, pero como una semilla pequeña. Esta semilla ahora tiene que crecer, y Dios quiere valerse de nosotros para acrecentar su Reino aquí en la tierra. No lo olvidemos: con nuestras obras, con nuestra fe, con nuestra caridad, vamos colaborando con Dios en la construcción de Su Reino. Porque el Reino de Dios está donde Cristo reina. ¡Que sea siempre el Señor quien reine! Primero en tu vida y en tu corazón, luego en el mundo.

¿Pero cuándo el Reino de Dios se instaurará definitivamente? Nadie sabe el día ni la hora. Será el día de la segunda venida de Cristo, al fin de los tiempos. Por tanto no le temamos a ese día, por el contrario, cuánto quisiéramos que ya esté presente entre nosotros. Pidámosle siempre a Jesús, que vivamos preparados para su llegada, con las lámparas encendidas, despiertos y alertas. Que sea Él quien reine en nuestras vidas.

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1.- ¿Reina Jesús realmente en tu mente y en tu corazón?

2.- Nadie puede servir a dos señores… ¿quiénes son esos “otros señores” que pretenden quitarle a Jesús el reinado en nuestra vida?

Acción de gracias y peticiones personales

Gracias Señor por renovar mi conciencia de que cuando Tú reinas en mi corazón, es el amor el que triunfa sobre mi pecado. Ayúdame a cooperar activamente con tu gracia para que pueda cada día más configurarme contigo. Amén.

(Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones).

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pidámosle a María que nos acompañe siempre:

Madre del Redentor, Virgen fecunda
puerta del Cielo
siempre abierta,
estrella del mar
ven a librar al pueblo que tropieza
y se quiere levantar.

Ante la admiración
de cielo y tierra,
engendraste a tu Santo Creador,
y permanecés siempre Virgen,
recibe el saludo del ángel Gabriel
y ten piedad de nosotros pecadores.

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Mi vida en Xto new 50