Mi vida en Xto

Oración del miércoles: «El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido en un campo»

Año C – Tiempo Ordinario – Semana 17 – Miércoles
27 de julio de 2016

Jesus Teaches the People by the Sea (Jésus enseigne le peuple près de la mer)

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Señor Jesús, amigo fiel, gracias por este nuevo día de vida que me concedes. Gracias también por este momento de oración en el que, encontrándome contigo, me das la ocasión de alimentarme de tu palabra para hacerla vida en mí.

Acto penitencial

Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día.

Padre Bueno, te pido perdón por todas las veces que me he alejado de Ti. Sé que tu amor es siempre más grande que la dureza de mi corazón. Confío en que me amas y en que me perdonas, y tengo puesta mi esperanza en que siempre estás conmigo.

Lectura Bíblica: Mt 13,44-46 

El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido en un campo; un hombre lo encuentra, lo vuelve a esconder, y lleno de alegría, vende todo lo que posee y compra el campo. El Reino de los Cielos se parece también a un negociante que se dedicaba a buscar perlas finas; y al encontrar una de gran valor, fue a vender todo lo que tenía y la compró.

Lectura espiritual breve

Medita con este breve texto:

Vivimos en un mundo que constantemente nos invita a complacernos, a buscar solamente nuestra propia comodidad y conveniencia, donde muchas veces el sacrificio y la renuncia no son bien vistos. Hoy el Evangelio nos habla de dos casos muy parecidos: un hombre que encuentra un tesoro en un campo y otro que se topa con una perla fina. Y los dos toman una decisión similar: venden todo lo que tienen para hacerse con el tesoro que han encontrado. Descubrieron que la renuncia iba a significar para ellos una ganancia mayor. Que desprenderse de algunos bienes, los iba a conducir a poseer algo mucho más valioso todavía. Por eso son capaces de dejarlo todo. Hay un segundo detalle importante. El primer hombre —dice el Evangelio— vende todo lleno de alegría. Porque en la vida también tenemos que renunciar a algunas cosas, pero si es por nuestro tesoro, lo hacemos con alegría, no con malas caras. Con gozo, porque ahí donde está tu tesoro, está tu corazón. Porque si nuestro tesoro es Cristo, no hay renuncia que sea grande, porque en el fondo no te estás quedando con las manos vacías, sino más llenas que antes.

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

  1. ¿A qué cosa quizá Dios me pide hace tiempo que renuncie y aún no lo hago? 
  2. ¿Dónde está “mi tesoro”?

Acción de gracias y peticiones personales

Señor Jesús, te agradezco por este momento de oración. Gracias por mostrarme cómo es que, abriendo mi corazón a Ti, encontraré la felicidad plena. Ayúdame Buen Señor a perseverar en mi vida cristiana, conservando siempre el tesoro de la fe y arriesgando, sin temores, mi vida por Ti y por tu Evangelio. Amén.

Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones.

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pidámosle a María que nos acompañe siempre:

Santa María, Madre del Señor Jesús y nuestra, obtennos la presencia vivificante

del Espíritu, y la gracia de andar siempre por los caminos de Dios. Amén.

 

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Mi vida en Xto new 50