Mi vida en Xto Pascua

Oración del jueves: «Quien acoja al que yo envíe, me acoge a Mí»

JESUS E APOSTOLOS

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Jesús, me pongo humildemente en tu presencia. Tú eres la Palabra de Dios, Tú eres el Camino, la Verdad y la Vida. Te pido que ilumines mi vida con tu presencia gloriosa para que pueda participar de tu misterio pascual y así anunciarte al mundo entero.

Acto penitencial

Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día.

Puesto en tu presencia, reconozco también buen Jesús, que muchas veces soy incoherente con el amor que te tengo. A veces me olvido de Ti y te doy la espalda y prefiero las cosas fáciles que me ofrece el mundo. Te pido perdón también por mi indiferencia. Pero quiero decirte, que al mismo tiempo confío en tu perdón y en tu misericordia. Me acojo a ellas y te pido que me ayudes cada día a ser mejor.

Lectura Bíblica: Jn 13,16-20

«En verdad, en verdad les digo: no es más el siervo que su amo, ni el enviado más que el que lo envía. Sabiendo esto, dichosos serán si lo cumplen. No me refiero a todos ustedes; yo conozco a los que he elegido; pero tiene que cumplirse la Escritura: El que come mi pan ha alzado contra mí su talón. Se lo digo desde ahora, antes de que suceda, para que, cuando suceda, crean que Yo Soy. En verdad, en verdad les digo: quien acoja al que yo envíe, me acoge a mí, y quien me acoja a mí, acoge a aquel que me ha enviado».

Lectura espiritual breve

Meditemos con las siguientes palabras de San Juan Pablo II:

Entre las afirmaciones de Cristo relativas a este tema, resulta especialmente significativa la expresión: «Yo Soy». El contexto en el que viene pronunciada indica que Jesús recuerda aquí la respuesta dada por Dios mismo a Moisés, cuando le dirige la pregunta sobre su Nombre: «Yo soy el que soy… Así responderás a los hijos de Israel: Yo soy me manda a vosotros» (Ex 3,14). Ahora bien, Cristo se sirve de la misma expresión «Yo soy» en contextos muy significativos. Aquel del que se ha hablado, concerniente a Abraham: «Antes que Abraham naciese, Era Yo»; pero no sólo ése. Así, por ejemplo: «Si no creyereis que Yo Soy, moriréis en vuestros pecados» (Jn 8,24), y también: «Cuando levantéis en alto al Hijo del hombre, entonces conoceréis que Yo Soy» (Jn 8,28), y asimismo: «Desde ahora os lo digo, antes de que suceda, para que, cuando suceda, creáis que Yo Soy» (Jn 13,19)… Ante Cristo, Verbo de Dios encarnado, unámonos también nosotros a Pedro y repitamos con la misma elevación de fe: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo» (Mt 16,16).

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1.- ¿Qué me dice el evangelio que he leído?
2.- ¿Cómo ilumina mi vida?
3.- ¿Qué tengo que cambiar para ser más como Jesús?
4.- ¿Qué me falta para ser más como Él?

Acción de gracias y peticiones personales

Gracias Señor por este momento de encuentro contigo. Te agradezco llenarme de tu gracia y de la luz de tu resurrección. Te pido que me des el valor y la sabiduría para poder anunciarte, no sólo con el testimonio de mi vida, sino también con mis palabras, a todos los que pongas en mi camino. Amén.

Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones.

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pidámosle a María que nos acompañe siempre:

Santa María, ayúdame a esforzarme según el máximo de mi capacidad y el máximo de mis posibilidades para así responder al Plan de Dios en todas las circunstancias concretas de mi vida. Amén.

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Mi-vida-en-Xto-300x111px