Mi vida en Xto

Oración del miércoles: “Jesús recorría las poblaciones de los alrededores, enseñando a la gente”

Ciclo B – Tiempo Ordinario – Semana 04 – Miércoles
31 de enero de 2018

+  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Señor Jesús hoy quieres venir a mi corazón, que es también tu casa, quieres venir anunciarme tu Palabra, permite que movido por tu Espíritu Santo, pueda abrirte las puertas de mi corazón para que acoger lo que me quieres decir en este día.

Acto penitencial

(Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día).

Señor Jesús, Tú eres el Buen Pastor que va a buscar a la oveja pérdida, muchas veces, yo me alejo de tu rebaño, muchas veces yo te he cerrado las puertas de mi corazón, pero arrepentido de esto confío en que por infinita misericordia vendrás a buscarme con tus brazos abiertos.

Lectura Bíblica según el Evangelio del día

“Jesús recorría las poblaciones de los alrededores, enseñando a la gente” (Mc 6,1-6).

Jesús salió de allí y se dirigió a su pueblo, seguido de sus discípulos. Cuando llegó el sábado, comenzó a enseñar en la sinagoga, y la multitud que lo escuchaba estaba asombrada y decía: “¿De dónde saca todo esto? ¿Qué sabiduría es esa que le ha sido dada y esos grandes milagros que se realizan por sus manos? ¿No es acaso el carpintero, el hijo de María, hermano de Santiago, de José, de Judas y de Simón? ¿Y sus hermanas no viven aquí entre nosotros?”. Y Jesús era para ellos un motivo de tropiezo. Por eso les dijo: “Un profeta es despreciado solamente en su pueblo, en su familia y en su casa”. Y no pudo hacer allí ningún milagro, fuera de curar a unos pocos enfermos, imponiéndoles las manos. Y él se asombraba de su falta de fe. Jesús recorría las poblaciones de los alrededores, enseñando a la gente.

Lectura espiritual breve

Lee lo que nos enseña el Papa Emérito Benedicto XVI:

Es propio del misterio de Dios actuar de modo oculto. Sólo poco a poco Él construye en la gran historia de la humanidad su historia. Se hace hombre pero de manera que pueda ser ignorado por sus contemporáneos, por las fuerzas que cuentan en la historia. Sufre y muere y, como Resucitado, quiere llegar a la humanidad sólo a través de la fe de los suyos a los que se manifiesta. Continuamente Él llama sumisamente a las puertas de nuestros corazones y, si le abrimos, lentamente nos hace capaces de -ver- San Agustín afirma que “era necesario que Jesús dijese: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”, porque una vez conocido el camino faltaba por conocer la meta”, y la meta es el Padre. Para los cristianos, para cada uno de nosotros, por tanto, el Camino al Padre es dejarse guiar por Jesús, por su palabra de Verdad, y acoger el don de su Vida.

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1.- ¿Qué me dice el evangelio que he leído?

2.- ¿Cómo ilumina mi vida?

3.- ¿Qué tengo que cambiar para ser más como Jesús?

4.- ¿Qué me falta para ser más como Él?

Acción de gracias y peticiones personales

Te doy gracias Señor, porque tu Palabra ha tocado profundamente mi espíritu, haz que la acoja con mucha reverencia y que nunca tenga un corazón cerrado a tus palabras, para que  puedas obrar grandes maravillas en mi vida. Haz que mi fe crezca cada día más.  Amén

(Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones).

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pidámosle a María que nos acompañe siempre:

Bajo tu amparo nos acogemos,
santa Madre de Dios;
no deseches las oraciones
que te dirigimos
en nuestras necesidades,
antes bien
líbranos de todo peligro,
¡oh Virgen gloriosa y bendita!
Amén.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Lecturas de la Misa del día