Mi vida en Xto

Oración del jueves: “Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del mar, y lo siguió mucha gente de Galilea”

Ciclo B – Tiempo Ordinario – Semana 02 – Jueves
18 de enero de 2018

+  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Señor Jesús, te pido que me acompañes en esta oración y me ayudes a disponer mi corazón para escuchar tus palabras, acogerlas en mi interior y vivirlas con generosidad.

Acto penitencial

(Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día)

Tú, Señor, siempre te muestras misericordioso con el pecador arrepentido. Con humildad reconozco mi pecado y te pido las fuerzas para convertirme cada vez más a Ti.

Lectura bíblica según el Evangelio del día

“Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del mar, y lo siguió mucha gente de Galilea” Mc 3,7-12

Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del mar, y lo siguió mucha gente de Galilea. Al enterarse de lo que hacía, también fue a su encuentro una gran multitud de Judea, de Jerusalén, de Idumea, de la Transjordania y de la región de Tiro y Sidón. Entonces mandó a sus discípulos que le prepararan una barca, para que la muchedumbre no lo apretujara. Porque, como curaba a muchos, todos los que padecían algún mal se arrojaban sobre él para tocarlo. Y los espíritus impuros, apenas lo veían, se tiraban a sus pies, gritando: “¡Tú eres el Hijo de Dios!”. Pero Jesús les ordenaba terminantemente que no lo pusieran de manifiesto.

Lectura espiritual breve

Lee lo que enseña el Papa Emérito Benedicto XVI:

«Los Evangelios, en las sintéticas descripciones de la breve pero intensa vida pública de Jesús, atestiguan que él anuncia la Palabra y obra curaciones de enfermos, signo por excelencia de la cercanía del reino de Dios. Por ejemplo, san Mateo escribe: “Recorría Jesús toda Galilea, enseñando en sus sinagogas, proclamando la buena nueva del Reino y curando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo”. La Iglesia, a la que se ha confiado la tarea de prolongar en el espacio y en el tiempo la misión de Cristo, no puede desatender estas dos obras esenciales: evangelización y cuidado de los enfermos en el cuerpo y en el espíritu. De hecho, Dios quiere curar a todo el hombre y en el Evangelio la curación del cuerpo es signo de la sanación más profunda que es la remisión de los pecados. No sorprende, por lo tanto, que María, Madre y modelo de la Iglesia, sea invocada y venerada como Salus infirmorum, “Salud de los enfermos”. Como primera y perfecta discípula de su Hijo, siempre ha mostrado, acompañando el camino de la Iglesia, una especial solicitud por los que sufren. De ello dan testimonio los miles de personas que se acercan a los santuarios marianos para invocar a la Madre de Cristo y encuentran en ella fuerza y alivio». (S.S. Benedicto XVI).

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1.- ¿Qué me dice el evangelio que he leído?

2.- ¿Cómo ilumina mi vida?

3.- ¿Qué tengo que cambiar para ser más como Jesús?

4.- ¿Qué me falta para ser más como Él?

Acción de gracias y peticiones personales

Gracias, Buen Jesús, por mostrarme cómo es que toda tu vida estaba dirigida a servir al prójimo. Yo sé que tu Iglesia debe continuar tu misión en la tierra. Por eso, Señor, te pido que me ayudes a ser un cristiano coherente, que te anuncie sin temor a los demás y que siempre esté dispuesto a servir a los más necesitados.

(Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones).

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pide la intercesión de María rezando esta oración:

Madre del Redentor, Virgen fecunda
puerta del Cielo
siempre abierta,
estrella del mar
ven a librar al pueblo que tropieza
y se quiere levantar.

Ante la admiración
de cielo y tierra,
engendraste a tu Santo Creador,
y permanecés siempre Virgen,
recibe el saludo del ángel Gabriel
y ten piedad de nosotros pecadores.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Lecturas de la Misa del día