Mi vida en Xto

Oración del jueves: “Vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría”

Ciclo A – Pascua – Semana 06 – Jueves
25 de mayo de 2017

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Buen Jesús, qué alegría tener este momento para hacerte parte de mi día. Ayúdame a mantener viva tu presencia a lo largo del día, y que escuchando tu Palabra, pueda entender tu Plan de amor para mí.

Acto penitencial

(Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día).

Jesús, mi Buen Pastor, así como la oveja perdida, yo también algunas veces me alejo de tu rebaño. Te pido perdón por mis faltas y pecados, y me confío a tu infinita misericordia.

Lectura Bíblica según el Evangelio del día

“Vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría.“ (San Juan 16, 16-20)

Dentro de poco, ya no me verán, y poco después, me volverán a ver”. Entonces algunos de sus discípulos comentaban entre sí: “¿Qué significa esto que nos dice: ‘Dentro de poco ya no me verán, y poco después, me volverán a ver’?. ¿Y que significa: ‘Yo me voy al Padre’?”. Decían: “¿Qué es este poco de tiempo? No entendemos lo que quiere decir”. Jesús se dio cuenta de que deseaban interrogarlo y les dijo: “Ustedes se preguntan entre sí qué significan mis palabras: ‘Dentro de poco, ya no me verán, y poco después, me volverán a ver’. Les aseguro que ustedes van a llorar y se van a lamentar; el mundo, en cambio, se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en gozo.

Lectura espiritual breve

Lee esta reflexión del Papa Francisco que te ayudará a profundizar el sentido del Evangelio:

“Entrar en paciencia: ese es el camino que Jesús nos enseña también a nosotros cristianos. Entrar en paciencia… Esto no quiere decir estar tristes. No, no, ¡es otra cosa! Esto quiere decir soportar, portar sobre la espalda el peso de las dificultades, el peso de las contradicciones, el peso de las tribulaciones. Esta actitud cristiana de soportar: entrar en paciencia. Aquello que en la Biblia se dice con una palabra griega, tan plena, la Hypomoné, soportar en la vida el trabajo de todos los días: las contradicciones, las tribulaciones, todo esto. Ellos – Pablo y Silas – soportan las tribulaciones, soportan las humillaciones: Jesús las ha soportado, ha entrado en paciencia. Este es un proceso – me permito la palabra ‘un proceso’ – un proceso de maduración cristiana, a través del camino de la paciencia. Un proceso que requiere tiempo, que no se hace de un día para otro: se realiza durante toda la vida para llegar a la madurez cristiana. Es como el buen vino”.

“Cuando llegan las dificultades, llegan también las tentaciones. Por ejemplo el lamentarse: ‘Pero mira lo que me pasa’… un lamento. Y un cristiano que se lamenta continuamente, deja de ser un buen cristiano: es el Señor o la Señora Lamento, ¿no? Porque siempre se lamenta de todo, ¿no? El silencio en el soportar, el silencio en la paciencia. Aquel silencio de Jesús: Jesús en su Pasión no dijo más de dos o tres palabras necesarias… Pero tampoco es un silencio triste: el silencio del soportar la Cruz no es un silencio triste. Es doloroso, muchas veces muy doloroso, pero no es triste. El corazón está en paz. Pablo y Silas rezaban en paz. Tenían dolores, porque se dice que luego de la cárcel el carcelero lavó las llagas – tenían llagas – pero soportaban en paz. Este camino de soportar nos hace profundizar la paz cristiana, nos hace fuerte en Jesús”.

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1.- ¿Vivo con alegría mi vida cristiana? ¿Enfrento con esperanza mis problemas y dificultades?

2.- ¿Qué puedo hacer para compartir mayor alegría con los demás?

Acción de gracias y peticiones personales

Señor Jesús, Tú eres un auténtico amigo. Te doy gracias por este momento de oración que me has concedido. Sólo Tú conoces lo más profundo de mi corazón, y sabes cuantas alegrías y dolores vivo cada día. Ayúdame Señor a ponerlas ante Ti, para que en ellas, me una cada vez más plenamente a tu Cruz y a tu Resurrección.  Amén.

(Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones).

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pidámosle a María que nos acompañe siempre:

Madre del Redentor, Virgen fecunda
puerta del Cielo
siempre abierta,
estrella del mar
ven a librar al pueblo que tropieza
y se quiere levantar.

Ante la admiración
de cielo y tierra,
engendraste a tu Santo Creador,
y permanecés siempre Virgen,
recibe el saludo del ángel Gabriel
y ten piedad de nosotros pecadores.

 

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Lecturas de la Misa del día