Mi vida en Xto

Oración del viernes: “Echen la red a la derecha de la barca y encontrarán”

Ciclo A – Pascua – Octava de Pascua – Viernes
21 de abril de 2017

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Jesús, creo profundamente en Ti y sé que eres la luz que ilumina mi existir. Te pido al iniciar esta oración, que acompañes siempre mis pasos, para que caminando seguro a tu lado, sepa escoger el camino que lleva a la vida verdadera.

Acto penitencial

(Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día).

Soy consciente también Buen Jesús de mis pecados y faltas de amor. A veces escojo mal y tomo el rumbo de la oscuridad del pecado. Te pido perdón de corazón porque confío en tu amor misericordioso. Sé que siempre estás dispuesto al perdón y a ayudarme a levantarme cada vez que caigo.

Lectura Bíblica

“Echen la red a la derecha de la barca y encontrarán” (Jn 21,1-14)

En aquel tiempo, Jesús se apareció otra vez a los discípulos a orillas del mar de Tiberíades. Y se apareció de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás, apodado el Mellizo, Natanael, el de Caná de Galilea, los Zebedeos y otros dos discípulos suyos. Simón Pedro les dice: «Me voy a pescar». Ellos contestan: «También nosotros vamos contigo». Fueron pues y subieron a la barca; pero aquella noche no pescaron nada. Estaba ya amaneciendo, cuando Jesús se presentó en la orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús. Jesús les dice: «Muchachos, ¿tienen algo para comer?» Ellos contestaron: «No». Él les dijo: «Echen la red a la derecha de la barca y encontrarán». La echaron, y no tenían fuerzas para sacarla, por la abundancia de peces. Y aquel discípulo que Jesús tanto quería le dice a Pedro: «Es el Señor». Al oír que era el Señor, Simón Pedro, que estaba desnudo, se ató la túnica y se tiró al agua. Los otros discípulos fueron en la barca, arrastrando la red con los peces, porque estaban sólo a unos cien metros de la orilla. Al bajar a tierra, ven unas brasas con un pescado puesto encima y pan. Jesús les dice: «Traigan algunos peces que acaban de pescar». Simón Pedro subió a la barca y arrastró hasta la orilla la red repleta de peces grandes: ciento cincuenta y tres. Y aunque eran tantos, no se rompió la red. Jesús les dice: «Vengan a comer». Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quién era, porque sabían bien que era el Señor. Jesús se acercó, tomó el pan y se lo dio, y lo mismo hizo con el pescado. Ésta fue la tercera vez que Jesús se apareció a los discípulos, después de resucitar de entre los muertos.

Lectura espiritual breve

Meditemos este texto de San Juan Pablo II:

En el período litúrgico que va de Pascua a Pentecostés, la Iglesia está congregada en la contemplación de Cristo resucitado. Revive así la experiencia originaria, en la que se basa su existencia… Quienes habían condenado a Jesús, creían haber ahogado su causa bajo una fría losa sepulcral. Los mismos discípulos se habían abandonado a la sensación de un fracaso irreparable. Se comprende, por tanto, su sorpresa, e incluso su desconfianza, ante la noticia del sepulcro vacío. Pero el Resucitado no tardó en manifestarse, y ellos se rindieron ante la realidad. Vieron y creyeron. A dos mil años de distancia, vibra todavía la emoción inefable que los embargó, cuando escucharon el saludo del Maestro: «¡Paz a vosotros!» En su extraordinaria experiencia se funda la Iglesia. El primer anuncio del Evangelio fue sólo el testimonio de este acontecimiento: «A este Jesús Dios lo resucitó; de lo cual todos nosotros somos testigos» (Hch 2,32). La fe cristiana está tan íntimamente vinculada con esta verdad, que Pablo no duda en declarar: «Si no resucitó Cristo, vana es nuestra predicación, vana también vuestra fe» (1Cor 15,14)… La resurrección de Cristo es la fuerza y el secreto del cristianismo. No se trata de mitología o de mero simbolismo, sino de un acontecimiento concreto. Lo confirman pruebas ciertas y convincentes. La acogida de esta verdad, aunque es fruto de la gracia del Espíritu Santo, se apoya asimismo en una sólida base histórica. En el umbral del tercer milenio el nuevo impulso de la evangelización sólo puede comenzar de una experiencia renovada de este misterio, acogido en la fe y testimoniado en la vida.

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1.- Estamos celebrando la Pascua del Señor, ¿experimentamos la alegría por la Resurrección del Señor?

2.- ¿Qué puedo hacer para crecer en la fe en el Señor que me reconcilia y me llama a vivir lleno de esperanza?

3.- Siguiendo el testimonio de Pedro, ¿estoy dispuesto a servir a los demás con alegría?

Acción de gracias y peticiones personales

Gracias Señor porque todo lo que haces está lleno del más profundo amor hacia todos nosotros. Gracias porque has venido a alimentarnos, con la comida que sacia nuestro hambre de infinito, que es tu Cuerpo y tu Sangre. Gracias por haberme acompañado en esta oración, hoy y siempre me pongo en tus manos. Amén.

(Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones).

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pidámosle a María que nos acompañe siempre:

Reina del Cielo, alégrate, aleluya,
porque el Señor,
a quien llevaste en tu seno,
ha resucitado, según su palabra, aleluya.
Ruega al Señor por nosotros, aleluya.
Amén.

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Lecturas de la Misa del día