Mi vida en Xto

Oración del miércoles: «Yo los envío como ovejas en medio de lobos»

Ciclo A – Tiempo Ordinario – Semana 28 – Miércoles
18 de octubre de 2017

Fiesta de San Lucas Evangelista

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial

Señor Jesús, Hijo de Santa María, te doy gracias por este momento de diálogo. Te pido que me ayudes a profundizar en el llamado que me haces a ser tu apóstol en un mundo que te ha cerrado sus puertas. Que las dificultades que experimento no me acobarden sino que por el contrario me hagan crecer en fe y coherencia.

Acto penitencial

(Hago en silencio un breve examen de conciencia de mi último día).

Perdóname Señor por todos los momentos en que me alejo de Ti y opto por mis propios planes. Ayúdame a aprender de mi Madre a ser valiente en mi entrega apostólica.

Lectura Bíblica

«Yo los envío como ovejas en medio de lobos» Lc 10,1-9

Después de esto, el Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde Él debía ir. Y les dijo: «La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha. ¡Vayan! Yo los envío como ovejas en medio de lobos. No lleven dinero, ni alforja, ni calzado, y no se detengan a saludar a nadie por el camino. Al entrar en una casa, digan primero: «¡Que descienda la paz sobre esta casa!» Y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz reposará sobre él; de lo contrario, volverá a ustedes. Permanezcan en esa misma casa, comiendo y bebiendo de lo que haya, porque el que trabaja merece su salario. No vayan de casa en casa. En las ciudades donde entren y sean recibidos, coman lo que les sirvan; curen a sus enfermos y digan a la gente: «El Reino de Dios está cerca de ustedes».

Lectura espiritual breve

El Papa San Juan XXIII nos ayuda a meditar sobre este pasaje:

La mies es mucha, más los operarios son pocos. En muchas regiones los apóstoles, consumidos por las fatigas, con vivísimo deseo esperan a quien les sustituirá. Pueblos enteros sufren un hambre espiritual, mucho más grave aún que la material; ¿quién les llevará el celestial alimento de la verdad y de la vida? Tenemos firme confianza de que la juventud de nuestro siglo no será menos generosa en responder al llamamiento del Maestro que la de los tiempos pasados.

Breve meditación personal

Haz silencio en tu interior y pregúntate:

1.- ¿Qué me dice el Evangelio que he leído?

2.- ¿Cómo ilumina mi vida?

3.- ¿Qué tengo que cambiar para ser más como Jesús?

4.- ¿Qué me falta para ser más como Él?

Acción de gracias y peticiones personales

Ser tu apóstol en el mundo de hoy no es fácil. Pero asumir este reto lo hace más heroico. No te pido Señor que me quites el miedo, pero sí que me ayudes a vencerlo, porque anunciándote es más lo que gano yo y lo que ganan tantos hermanos y hermanas que aún no te han encontrado y que sin saberlo, te están buscando. Amén.

(Si quieres, puedes pedirle al Señor por tus intenciones).

Reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria…

Consagración a María

Pidámosle a María que nos acompañe siempre:

Bajo tu amparo nos acogemos,
santa Madre de Dios;
no deseches las oraciones
que te dirigimos
en nuestras necesidades,
antes bien
líbranos de todo peligro,
¡oh Virgen gloriosa y bendita!
Amén.

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Lecturas de la Misa del día