Familiaris

TEMPLANZA día 16: Vivir la templanza me ayuda a ser medido y equilibrado

Happy nuclear family with three children having fun sitting on sofa at home, reading books, smiling.

Semana 3: La templanza nos ayuda a buscar el bien en nuestro matrimonio.

«El fruto del Espíritu es: amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio de sí». Gal 5,22-23

Criterio para iluminar el día

Vivir la templanza me ayuda a ser medido y equilibrado.

Acciones concretas

Hoy con la ayuda de Jesús y Santa María:

  • Reflexionaré en qué medida ha influido el mundo en mi vida familiar, frente a mis prioridades.
  • Seré medido para que mis pasatiempos no se conviertan en vicios: deportes, juegos, ver televisión, uso de internet.
  • Ordenaré mi tiempo en el trabajo, para no descuidar a mi cónyuge y mi familia.

Oración de la semana

Para servir[1]

Oh Cristo, para poder servirte mejor
dame un noble corazón.
Un corazón fuerte
para aspirar por los altos ideales
y no por opciones mediocres.

Un corazón generoso en el trabajo,
viendo en él no una imposición
sino una misión que me confías.

Un corazón grande en el sufrimiento,
siendo valiente soldado ante mi propia cruz
y sensible cirineo para la cruz de los demás.

Un corazón grande para con el mundo,
siendo comprensivo con sus fragilidades
pero inmune a sus máximas y seducciones.

Un corazón grande con los hombres,
leal y atento para con todos
pero especialmente servicial y delicado
a los pequeños y humildes.

Un corazón nunca centrado sobre mí,
siempre apoyado en ti,
feliz de servir a mis hermanos,
¡Oh, mi Señor!,
todos los días de mi vida. Amén.


[1] P. Ignacio Larrañaga, Encuentro. Manual de Oración, n. 59

logo-aros-familiaris-sin-fondo-100pxfacebook_icoyoutube_ico